Language
EspañolEnglish
Buscar
Products marked with an asterisk (*) are not available in the US market
El Prolapso es un problema realmente común en mujeres de todo el planeta. Por suerte, las opciones de tratamiento son buenas y garantizan el éxito y el fin del problema.

What is prolapse?

El Prolapso es el relativo desprendimiento vaginal de uno o varios órganos, normalmente sostenidos por los músculos del suelo pélvico (la vejiga, el útero, el recto...). Las causas más comunes de prolapso son:

- El parto: A menudo, el esfuerzo que realiza la mujer para dar a luz (sobretodo si es más de un bebé, o un parto muy largo) puede dañar los músculos y ligamentos del suelo pélvico y provocar el prolapso vaginal.

- Cirugías previas: Las cirugías, especialmente en el área pélvica, pueden afectar a los músculos y otros tejidos que soportan los órganos, causando el prolapso.

- Histerectomía: La histerectomía es la extracción del útero. Durante esta extracción, los elementos de soporte de la cúpula vaginal pueden verse afectados y propiciar un futuro prolapso.

- Obesidad: Un exceso de peso puede forzar los músculos de la zona pélvica, y con el tiempo, estos músculos pueden debilitarse y conducir al prolapso.

- Etnicidad: Varios estudios sugieren que el prolapso puede ocurrir con más frecuencia en mujeres de ascendencia nórdica, y con menor frecuencia en mujeres de origen africano o afro-americano. Las de origen hispánico y asiático han visto como sus posibilidades de sufrir prolapso han aumentado con los años.

Aproximadamente 34 millones de mujeres en todo el mundo sufren prolapso. Algunos estudios muestran que muchas mujeres rechazan comunicar este problema, ni siquiera a sus propios médicos. Algunas estadísticas confirman que esta condicion es más común de lo que pudiera parecer: una de cada dos mujeres mayores de 45 años tiene riesgo de sufrir prolapso.


Tratamiento:

Las opciones quirúrgicas ayudan a que los órganos afectados por prolapso regresen a sus posiciones anatómicamente originales, reforzando las estructuras alrededor de la zona afectada para un mayor soporte. Las operaciones quirúrgicas pueden realizarse vía abdominal (sacrocolpopexia laparoscópica) o transvaginalmente.